Turismo Deportivo Inclusivo

El Deporte lentamente ha conseguido concretar un estatus mundial, ganando millones de fanáticos acérrimos que, entusiasmados por acrecentar sus experiencias, buscan cuáles son las alternativas que más se asemejan a sus expectativas y/o intereses. Después de todo, existe un enorme océano de posibilidades: desde el deporte que lo apasiona, hasta sus campeonatos, recorridos por las instalaciones de sus clubes, los estadios emblemáticos, entre otros. Quienes desean involucrarse directamente con una determinada disciplina, también pueden entrenar, practicar o participar profesional o aficionadamente. Las actividades deportivas abren nuevos mundos. Sin embargo, la puerta no siempre está abierta para todos. Se observan preocupantes carencias en la cadena de accesibilidad para las personas con discapacidad. Se requiere con gran urgencia la incorporación de medidas de seguridad básicas y capacitaciones enfocadas en la sensibilidad social.

El Turismo Deportivo ofrece tanto actividades activas como pasivas. Cabe explicitar que esta delimitación fue realizada para que cada persona decidiera en qué clase de productos turísticos quiere involucrarse. Empero, las personas discapacitadas usualmente se encuentran forzados a aceptar actividades pasivas, debido a que muchos recintos u organizadores jamás se preocuparon por establecer un entorno propicio para este colectivo. En determinados casos ni siquiera pueden disfrutar como espectadores, dado que ciertas instalaciones deportivas no cumplen con las condiciones necesarias. Indicaciones en Braille, buena iluminación, rampas, personal que sepa lenguaje de señas, entre otros factores. Se debe mejorar la accesibilidad en la atención, preocupándose de la eliminación de barreras arquitectónicas y de la capacitación a los funcionarios. Incluso los deportistas discapacitados están expuestos a problemáticas de esta índole. En muchas ocasiones los organizadores no consideran el medio de transporte a elegir, las condiciones de los alojamientos ni la condición de las canchas, estadios y recintos en que se llevarán a cabo campeonatos, torneos o amistosos.

Andrés Sarmiento, ingeniero en Gestión Turística, insiste en que todos los eventos de Turismo Deportivo deben cumplir con las medidas de seguridad y comodidad aptas para que nadie quede excluido de participar activa o pasivamente de un deporte. Incorporar a personal preparado y procurar la mantención e innovación de cada instalación puede cambiar la vida de numerosas familias y deportistas. Debido a ello, ha realizado iniciativas que buscar revelar la urgencia y necesidad de que la inclusión sea un aspecto indispensable en la realización de cualquier actividad, y poner atención a la diversidad y particular de cada discapacidad. Puede presentarse una persona con dificultades motrices, amputaciones, ceguera, parálisis cerebral, entre otros.

Sarmiento, el 2017, realizó un estudio relacionado con las vivencias de los deportistas discapacitados, mediante una serie de entrevistas. Para ese mismo año, incorporó la inclusión en el programa de turismo de los Juegos Suramericanos Juveniles II. En el 2020, organizó el Primer Foro Internacional: Turismo Deportivo Inclusivo. También expuso sobre el Turismo Deportivo Inclusivo en el World Inclusion Festival Brasil, y en Ciclo de Charlas nacionales. Durante este año, participó en la realización de «Clínica Deportivo y Triangular Interregional de Goalball Copiapó 2022»;una actividad que tiene como objetivo difundir la disciplina del goalball y el deporte inclusivo en la región de Atacama, Chile. Esta iniciativa pudo ser llevada a cabo por el trabajo de Futuro Atacama y la Federación Nacional de Deportes para personas con Discapacidad Visual (FENADDIVI), con la cooperación de la Ilustre Municipalidad de Copiapó. Sarmiento, como miembro de Futuro Atacama, explicó que se busca innovar, dado que no solo se busca preocupar “de la competencia, sino también de todo lo que envuelve a las delegaciones mientras se encuentren en la ciudad…” (2022).

Debe procurarse la atención inclusiva, respeto a cada usuario y usuaria, asegurar las condiciones de accesibilidad al entorno físico en espacios de atención al público y prepararse para que todos puedan disfrutar de actividades que requieren un mayor nivel de actividad. La inclusión, de hecho, no debe limitarse hacia las personas discapacitadas, sino también hacia la tercera edad, los infantes y quien desee participar del Turismo Deportivo.